9 medidas para mejorar el tránsito en Lima

La primera vez que fui a Lima lo que más me impactó fue el tránsito. Al analizar un poco el tema y compararlo con algunas ciudades de Argentina, España y Estados Unidos se me ocurrieron varias modificaciones que podrían ayudar a mejorar el tránsito limeño.

A continuación voy a enunciar nueve medidas que mejorarían sustancialmente el caos vehicular que acosa a Lima. Algunas de ellas requieren de un arduo trabajo para ser aplicadas, ya que implican un cambio cultural; pero otras se podrían implementar muy fácilmente conllevando una gran mejora para el tránsito.

      1. Prohibir el giro a la izquierda en las avenidas: Permitir esto genera congestión en todo el carril izquierdo e incluso, muchas veces en más de un carril. La solución sería implementar semáforos con distintos tiempos (para permitir el giro a la izquierda cuando el tránsito en sentido contrario no pueda avanzar) o prohibir el giro a la izquierda en algunas intersecciones.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados
      2. Taxímetros: la adopción de los mismos evitaría que se negocie el precio en los taxis y así congestionen todo el carril derecho. Mucha gente cree que los taxistas abusarían de los taxímetros y harían recorridos más largos, esto se soluciona teniendo una tarifa de referencia dependiendo la distancia a recorrer (al igual que hoy antes de ir a cualquier lado se consulta con algún amigo o conocido cuánto podría salir). Debido a la cantidad de embotellamientos, el taxímetro cobraría solo por distancia recorrida y no por tiempo. Los taxímetros también favorecerían a la transparencia en los taxis, ya que cualquier taxi oficial los tendría y cobraría lo mismo que el resto.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados
      3. Sueldo fijo a los choferes de transporte público: Pagarles a los choferes un salario que dependa de las horas trabajadas y no una comisión por la cantidad de pasajeros que lleven haría que se respeten los paraderos y no se detengan en cualquier lugar para subir o bajar gente. También acabaría con las comúnmente denominadas “carreritas” que tan peligrosas son para los transeúntes. Por otro lado, el punto negativo de esta medida es que al no cobrar comisión por pasajero podrían no importarles los usuarios. Podrían elegir no frenar en cierto paradero o desviarse del recorrido, esto se solucionaría con inspectores que verifiquen que todos los buses respeten los paraderos, el recorrido y una determinada frecuencia de referencia. Inclusive podría dotarse a los buses de una unidad GPS para rastrearlos en tiempo real y permitir al usuario estimar en cuánto tiempo pasarán.
      4. Modificar los paraderos: no hay forma de evitar congestión en el tránsito si todos los buses se detienen en el mismo paradero. Esto se soluciona muy fácilmente, habría que dividir los paraderos por líneas, aceptando como máximo que cuatro líneas se detengan en el mismo paradero. Y en los lugares en los que sea posible, el bus debería detenerse en una dársena para evitar frenar a todo el carril de la derecha.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados
      5. Implementar un sistema de pago único y universal para todos los medios públicos de transporte: Lo más común en varias metrópolis alrededor del globo es una tarjeta recargable que permita viajar en distintas líneas por la misma tarifa, combinar por ejemplo, bus y tren abonando un solo boleto, entre otros beneficios. La misma contaría con diversos puntos de recarga (comercios y máquinas automáticas). Esto agilizaría el sistema y permitiría integrar los modos de transporte (tren, metropolitano, buses). El punto en contra sería para los cobradores, ya que se quedarían sin trabajo, pero podrían ser empleados como inspectores para verificar lo mencionado en el punto 3, y también controlarían que la gente abone el boleto. El gran punto a favor es que el cobrador no recaudaría dinero, lo que generaría un sistema más transparente y aumentaría la seguridad del trabajador (menor riesgo de asaltos). Otra ventaja del sistema es que permitiría llevar estadísticas de la cantidad de pasajeros que usan determinada línea de bus, los horarios, fechas, etc.
      6. Mejorar la calidad del transporte público: esto haría que la gente opte por el transporte público antes que el vehículo particular, disminuyendo la cantidad de vehículos circulantes y, por lo tanto, mejorando el tránsito. También acarreando una mejora para el medioambiente.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados
      7. Educación vial: Se circula por la derecha y se sobrepasa por la izquierda, respeto hacia otros vehículos, el peatón siempre tiene prioridad cuando se dobla, la bicicleta es otro vehículo y se debe respetar como tal, etc. Todas estas son normas de educación vial. No estaría mal invertir en propaganda para educar a los conductores y mejorar así el respeto al volante y la calidad del tránsito.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados
      8. Fomentar el uso de la bicicleta: construir bicisendas seguras (no simplemente pintar la calle), poner estaciones de bicicletas comunitarias, colocar lugares seguros donde poder atar la bicicleta y que esté vigilada. Estas son solo algunas de las medidas que se podrían ir tomando para fomentar el uso de este genial medio de transporte que, además de llevarte a donde quieras, te permite hacer ejercicio y no contaminar.
      9. Controlar y penalizar las infracciones: Esto contribuiría a un tránsito respetuoso y seguro para todos y generaría una cultura de respeto en el transporte. Si bien al comienzo sería visto con malos ojos, a mediano plazo, notando las mejoras que conlleva respetar las normas de transporte, la gente entendería que es algo necesario.

Obviamente estos cambios generarían cierta reticencia al principio, ya que mucha gente se resistiría. Pero mejoraría sustancialmente el tránsito y al notar esta mejora los usuarios se adaptarían rápidamente.

Un sistema de transporte eficiente, además de facilitarle la vida a la población, tiene beneficios económicos y ambientales. Hoy en día, que el calentamiento global nos tiene en jaque, deberíamos tratar de disminuir la emisión de gases de efecto invernadero al mínimo posible. Mejoras en el tránsito acarrearían un menor consumo de combustible (menos frenadas, aceleradas y tiempo con el motor encendido) que aparte de favorecer al medioambiente representarían un ahorro de dinero para el usuario.

El sistema de transporte de una ciudad debe integrarse, funcionar en conjunto y ser de calidad para que la gente elija el transporte público por encima del transporte particular. Para lograr esto, es esencial la planificación e inversión en transporte público e infraestructura. Pero un buen comienzo sería implementar estas medidas que funcionan muy bien en muchos lugares del mundo.Ideas para mejorar el tránsito limeño - Estamos Jugados

Como habrán notado, implementar individualmente estos cambios no funcionaría ya que la mayoría están relacionados. Por eso habría que comenzar con el conjunto de medidas y hacer un plan de mejora integral a mediano plazo.

¡Muchas gracias Winnie por el diseño gráfico!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *